Guía esencial para sobrevivir
en la Ciudad de México




La Ciudad de México no es más complicada u hostil que otras ciudades, pero como todas tiene sus secretos. He aquí algunos; nunca está de más conocerlos.

Antes de cruzar una calle mire en ambos sentidos, aunque las señales indiquen que sólo se debe transitar en uno.




Evite caminar por las calles después de las 10 p.m. Si tiene que hacerlo busque las más iluminadas y concurridas.




Trate de no pedir ayuda a un policía a menos de que sea su única y última opción.




Si va a manejar un auto por la ciudad, consigue un plano. Si crees que las indicaciones de los citadinos o las señales públicas lo llevarán a su destino, estás perdido.




Sé cortés, pero no abuses: puede prestarse a malas interpretaciones.




No comas nunca en establecimientos (puestos) improvisados o locales, a menos de que no quiera salir del baño las siguientes horas.




Porta sólo el dinero en efectivo que requiera en el día, sólo una tarjeta de crédito o débito y una identificación oficial.




Transita o camina a las horas de menor contaminación: 6:00 a 13:00 y 17:00 a 20:00 hrs.




Si alguien asegura conocer toda la Ciudad, ignóralo. Es un estúpido o un ingenuo. El último que trato hacerlo murió en el intento.




Saluda al conductor del transporte colectivo y dale las gracias por todo. Quizá lo desconciertes y llegues a tu destino sano y salvo.




Los lugares más cómodos del metro son al final del segundo vagón y al principio del penúltimo.




Mantente alejado del Zócalo el 15 de septiembre por la noche y el 1 de mayo por la mañana; también del Angel de la Independencia si México gana en el futbol.




Desconfía de la propaganda que ofrece propiedades en donde gozarás de buena calidad de vida y que está dentro de la ciudad. Ambas cosas son incompatibles.




La calzada de Tlalpan, una de las más extensas y transitadas de la Ciudad, consta de cinco carriles: el de la extrema izquierda para tránsito lento y vehículos pesados, el siguiente a su derecha para velocidad normal, el del centro para los vehículos que darán vuelta, el siguiente de la derecha es para que bajen pasajeros del transporte público, y el más próximo a la acera para rebasar.

(Colaboración inolvidable
de Roberto Escartín)





Los sueños también se constituyen de muchedumbre de tardes brumosas, de lluvias enérgicas, de buena compañía en el camino lento.




Si conduces un vehículo y vas a virar en la siguiente calle no te orilles al último carril. Siempre habrá un auto mal estacionado, otro frenará de improviso o un transporte público se detendrá por cuarta vez para que suban pasajeros.




Ni por un instante te guíes por el pronóstico del tiempo. Aquí no es Nueva York. (Puedes utilizarlo como referencia, pero en sentido opuesto.)




De los conductores de taxis y transportes colectivos, puedes esperar lo peor. Mantente a distancia. Debes comprender que nadie puede permanecer en sus cabales si debe manejar más de dos horas en esta Ciudad. (si además te topas con algunos de esos choferes que además sea estúpido, Dios te ampare).




Nota para los extranjeros: muchos visitantes de la Ciudad vienen a vivir una experiencia única , lo que la mayoría de las veces logran, pero si desean una experiencia mágica en un país mágico como México es preferible ir a otra ciudad menos peligrosa y más amigable.




La Ciudad de México es inmensamente disfrutable, si se está en Montevideo.

(Carlos Palleiro: no lo dijiste así, pero es la idea)


Datos generalesAtractivosEventosServiciosOrientación

Home

Comentarios y sugerencias



Todos los derechos reservados © 1996, 1997, 1998 Andina, S.A. de C.V.